Tuesday, December 26, 2006

Los Valores de la Sostenibilidad


En este blog seguimos un sendero, somos guiados por tres corrientes que entendemos confluyen en nuestro tiempo para generar uno de los cambios más paradigmáticos de la historia de la humanidad.
No estamos solos, existe una comunidad de personas que ha comenzado a ver y vivir estas tendencias. Un individuo que aspira a ser un ciudadano global, que se da cuenta de que esas corrientes pueden llevarlo hacia aquello que está buscando. Que actúa responsablemente y es al mismo tiempo un ciudadano común.

Pareciera que de pronto el mundo se vuelto fértil y apto para que germinen miles de semillas que impulsan el crecimiento sostenido de una iniciativa privada organizada, miles de ciudadanos que trabajan buscando soluciones para los problemas sociales más urgentes.
Brasil, India y Estados Unidos ya poseen, individualmente, más de 1 millón de organizaciones civiles organizadas en fundaciones y ONGs.
Sin embargo, no son “nuevas” semillas que germinan en la tierra, sino que mas bien son las “condiciones” de la tierra las que han cambiado para permitir el nacimiento de semillas que hasta ahora estaban latentes pero que de pronto afloran como brotes jóvenes y fértiles.
Bill Drayton que desde Ashoka ha apoyado a 1700 personas en 62 países no es un creador de emprendedores, sino un visionario que entendió las distintas tendencias que surgen en el tercer sector y dedicó su vida a empoderar a estos surgentes emprendedores sociales, a cuidar que esas miles de semillas que germinan creando “oportunidades mágicas que logran convertirse en realidades”.

Pero así como las “labrazas” de Drayton, permiten el desarrollo de estos proyectos, también es cierto que en el mundo se han generado radicales cambios estructurales que han impulsado el surgimiento sistemático de estas organizaciones sociales.
Se trata de un cambio radical en los valores sociales, políticos y económicos, impulsado quizás por dos razones fundamentales: los avances en las nuevas tecnologías de comunicación sumado a la pérdida de legitimidad que han sufrido los distintos gobiernos y otras instituciones políticas en las ultimas décadas.
Hardin Tibbs, Director del Global Business Network, asegura que la primera de las razones a generado un efecto de expansión en las libertades personales, permitiendo “que la gente explore los nuevos límites de estas libertades en relación a su libertad personal y nuevos estilos de vida. Estas exploraciones y experimentos han sido críticos en impulsar este cambio de valores.
Thomas Gladwin en su trabajo Socio-economic Challenges of Social Sustainability, analiza este viraje de valores y visiona “una muy profunda, búsqueda interna, un revolucionario y dolorosos proceso de transformación del orden moral”. En definitiva una redefinición radical del pacto social.

La Sostenibilidad Social, asegura, representa un cambio fundamental de paradigma, que transformará valores humanos, las visiones políticas y las reglas de juego de la sociedad, produciendo la siguiente mudanza:

Esta corriente se evidencia claramente a través del surgimiento de las millones de organizaciones ciudadanas mencionadas. Aquí, en Odiseo, denominamos a esta tendencia la revolución asociativa global.
Una corriente que busca una sostenibilidad social genuina: la reducción de la pobreza, el empoderamiento de la mujer, la creación sistemática de empleo y una redistribución de oportunidades a escala masiva.

2 comments:

Josep Camps said...

LA FORMULA SOSTENIBLE
A comienzos del siglo XXI la visión hacia el futuro de nuestro camino como habitantes del planeta se hace cada vez más y más opaca. Cada día transcurrido nos acerca de forma lenta pero inexorable hasta el punto crítico, donde el reloj de la cuenta atrás para la capacidad de recuperación de nuestro planeta, empiece a funcionar sin poder detenerse.
Es tiempo de empezar a poner en práctica las soluciones con las que contamos, revisarlas, mejorarlas si es posible ejecutarlas.
AMPARAR: UN DEBER FUNDAMENTAL
Los seres humanos hemos sido impulsados de manera natural hacia nuestra multiplicación, para poder llegar algún día, a colonizar por completo a nuestro amplio y extenso planeta para poder desarrollarnos plenamente como especie. Naturalmente, imaginar un derecho de amparo completo (cama, ropa y comida) ha sido hasta hoy, un ejercicio inimaginable.
La sociedad materialista o consumista, causante de los problemas sociales y medioambientales actuales, es una sociedad surgida de manera espontánea y sin control. Todavía hoy, al crecer, pensamos que necesitaremos ganar dinero de alguna forma para vivir. Esta premisa, latente todavía desde nuestros orígenes como ciudadanos, ha marcado al conjunto de la ciudadanía desde siempre, donde para todos, disfrutar de la vida, implica la necesidad de obtener unos ingresos para poder comer, vestir o dormir y en definitiva para vivir. Para todos, el trabajo es el medio necesario para poder alcanzar los objetivos; formar una familia o independizarnos. Pero este no es el objetivo de todos. La falta de alternativas para poder vivir, junto a la necesidad de obtener ingresos, han causado, ya desde nuestros orígenes, la aparición de una sociedad hostil, incómoda y lacrada de enfermedades, guerra, pobreza, opresión, desigualdad, terrorismo, marginación, delincuencia, emigración, muerte y prostitución, que no han hecho más que enaltecer y elevar la importancia del vil metal hasta límites insospechados.
LA PATRIA POTESTAD
En el año 445 a.C. al no ver con buenos ojos las actividades desarrolladas por los menores, los patricios romanos promulgaron la ley de la patria potestad. Una ley que invitaba a los padres, a dar cama, ropa y comida a sus hijos menores de edad. Con esta ley muchos obtendrían la condición indispensable para evadirse de lo arduos trabajos y tareas que a menudo se les encomendaba realizar siendo menores y un incentivo probablemente también muy útil a la hora de favorecer los niveles de alfabetización de la ciudadanía.
En definitiva, una ley (patria potestad) portadora de libertad, pero de una libertad muy pobre, breve y casi nula, pues al concluir, también desaparece con ella.
CLIMA Y DEMOGRAFIA
A pesar de las numerosas enfermedades que nos afectan y del alto índice de mortalidad en los países con menos recursos, la demografía continúa aumentando. Evidentemente los estudios planteados sobre la población para del futuro, junto a la cercana emigración forzosa por el aumento del nivel del mar y de las zonas desérticas, implicarán sin duda la imposibilidad de abastecer a la población entera. También es previsible, que debido a los efectos de la fuerte contaminación en la atmósfera, los riesgos de padecer nuevos episodios epidémicos producidos por la exposición directa al sol como por la inspiración de nuevas bacterias y toxinas acumuladas en las áreas más pobladas, serán muy probablemente un factor muy significativo que afectará a nuestras tasas de mortalidad.
LA UNICA SOLUCION POSIBLE
Todo ello tiene una solución; exprimir y potenciar nuestro derecho de amparo. Promulgar un derecho de amparo continuo y completo para las personas que decidan vivir sin trabajar.
Para recolectar los frutos de una libertad hoy por hoy todavía por descubrir, necesitamos un derecho de amparo más acorde con las necesidades humanas. Los seres humanos hemos nacido para ser libres. A diferencia de los animales, no necesitamos reproducirnos constantemente para preservar nuestra especie. Sin un derecho de amparo como con un derecho de amparo solo hasta los dieciocho, todos estamos destinados a trabajar para encontrar nuestro hueco en la vida. Hasta hoy, sin alternativas y sin libertad, hemos llegado a conocer, con el paso del tiempo, el mundo actual tan humanamente deteriorado, materialista y contaminado que, hoy por hoy, es misión de todos tratar de resolver. Así pues, con un derecho de amparo más amplio, muchos ciudadanos/as podrán optar por desarrollar una vida laboral pasiva. Así, además de frenar los índices demográficos, también conseguiremos reducir los niveles de destrucción y de contaminación derivados de nuestro sistema de consumo actual.
LA FAMILIA
El aumento considerable de la población implica que cada vez más los ciudadanos mayores se queden solos. Al alcanzar la mayoría de edad, los jóvenes se independizan afectando en algunos casos seriamente la estructura familiar para siempre. Con un derecho de amparo adecuado, la estructura familiar se vería ampliamente reforzada y los lazos entre padres e hijos fortalecidos de manera notable. Los padres podrían ejercer mucho más tiempo de padres y los hijos que permanezcan con ellos, aportar al espacio familiar el mismo calor, complacencia y bondad inculcado por los propios padres. Un bienestar que se traducirá, en una mayor esperanza de vida, en el aumento de la salud y en alcanzar una vida y vejez más saludable para todos.
La reforma del derecho de amparo o ley de la patria potestad actual, es para mí, y espero que también lo sea pronto para ustedes, la única fórmula válida necesaria para que, espero que pronto, podamos conocer los frutos de una libertad necesaria y todavía inédita y el punto de partida para conocer el planeta sano, civilizado y sostenible que todos deseamos.
De todos nosotros depende.

Más información http://www.leypaz.com

Anonymous said...

Querido Josep:
No concuerdo con tu propuesta, vivir del amparo, como vos planteas,es quitarle al hombre su dignidad,ya que el hombre se gana con su trabajo digno, el sustento de cada día y se esfuerza por progresar,si todos vivieramos del amparo,¿Para que estudiar?, ¿Para que hacer un proceso más eficiente?, ¿Para qué pensar? Y etc,etc.
La sociedad en que vivimos hoy en Argentina, se caracteriza por el "Me tienen que...",(Me tienen que dar, me tinen que hacer, me tiene que poner)Y con ese dicurso muchos pretenden caer en el asistencialismo o amparo, como vos decis,pero te pregunto, ¿Acaso ves que las cosas mejoren?, ¿Qué pensas vos, frente a una persona que reclama que le den lo mismo que vos te ganas trabajando todos los días y para lo cual tuviste que estudiar mucho y esforzarte muchos años?, pero resulta que esta persona pretende lo mismo,solo que caído del cielo,por que sucede, que vío el resultado de las cosas y lo quiere, pero no vío el proceso para obtenerlo, eso no le interesa.
Por lo que tenemos que luchar, es por condicones de igualdad para todos, que el nacer en una clase probre no determine el futuro de la gente sino su propia capacidad y esfuerzo, eso es lo justo.
A muchos políticos les encanta el amparo, porque con él compran sus votos, ¿y donde queda la gente?, son tan pobres como antes o más y ya no son libres tampoco.
El trabajo es digno y la libertad también, pero eso, para que de fruto, tiene que estar acompañado de pensamientos, mentes que piensen ,eso garantiza la libertad y el crecimiento,y para eso hay que educar, pero curiosamente hoy se ataca a la educación...
Las sociedades no crecen libremente y sin control, como vos decís, crecen de acuerdo a intereses y condiciones economicas.
La sociedad consumista y materialista es el resultado del capitalismo y las enfermedades son parte de la naturaleza, pero eso es un tema mucho más extenso, que si te interesa lo discutimos en otros comentarios.
Saludos,
Paula.