Wednesday, December 27, 2006

Personaje del Año

María Jesus Sanhueza, una de las estudiantes chilenas que usó las redes sociales on line para movilizar a todo su país.

Fuente: Atina Chile.

3 comments:

Augusto Zampini said...

Hola. Acabo de ingresar a este Blog, recomendado por Javier Ghía, un gran amigo y entiendo amigo de uds. Los felicito y espero acompañarlos en la odisea de este "viaje".

Me gustó mucho la entrevista a María Jesús. Quedé asombrado de su lenjuage y compromiso. ¿Quién dijo que los jóvenes de hoy no quieren comprometerse? Trataré de compartir esta entrevista con algunos colegiales argentinos.

Es interesante esuchar que los jóvenes que ella representa no se sienten identificados con los partidos políticos, pero sí se sienten partícipes de la política. María Jesús exhorta a los partidos políticos a privilegiar los valores primordiales de la vida (amor, solidaridad, tolerancia, respeto, compañerismo) por sobre los valores de la corporación de políticos.

En mi opinión, para que esto sea posible, es preciso tomar conciencia que la "ética" es parte necesaria en el arte de administrar la polis. La percepción de que para ser político hace falta esquivar la mirada de los valores morales es errada aunque lamentablmente muy difundida y aceptada.

Permítanme traer una cita de mi profesor y conocido teólogo Yves Calvez: "la política no es un campo ajeno, neutro en sí mismo (ej. un territorio físico), donde se actuaría moralmente como se actúa o tiene que actuarse moralmente en otras circunstancias, en otros "lugares" o sectores de la vida. La política es en principio ella misma un campo de realización del ser humano a través de una relación vital con los demás. Es PARA la realización del hombre, pero es YA realización o realidad de él. Lo político en este sentido es parte de la moral: actuar en lo político en conformidad con el sentido mismo de lo político, actuar bien en lo político, es realizarse a sí mismo como persona. Lo político es así una determinación de la moral (es decir que no salamente la moral se aplica a lo político desde afuera). Consecuentemente, en lo político está caracterizado lo fundamental de la moral: en el obrar político en general hay un bien por realizarse (libremente), un bien por cierto ya particularizado con respecto al bien moral general, pero en fundción de la meta moral general".

Es decir que entre política y moral hay una íntima relación, puesto que la política busca el BIEN común y la moral estudia el obrar humano en función del BIEN. El mismo obrar político es un obrar ético en sí (para serlo necesita ser libre y en relación), que busca un bien mayor por realizarse. En buscarlo las personas ya se están realizando, progresando.

La política realiza el bien de la comunidad o lo desvirtúa. No hay neutralidad ética en ella. O colabora para la realización de las personas o ayuda a su deterioro. Que agradable es saber que hay jóvenes en América Latina que quieren dedicarse a esta noble tarea, a este "arte supremo" de la convivencia humana.

Espero no haber confundido ni aburrido con mis disquisiciones. Un cordial saludo a todos,

Augusto

María Noel Alvarez said...

Augusto, ¡bienvenido! Esperamos seguir recibiendo comentarios tuyos tan cultos e interesantes como este.

Anonymous said...

Te respondo Augusto...
Una vez un profesor mío me dijo, refiriéndose a la disciplina que enseñaba: Es necesario unos 20 años aproximadamente para aprenderla, pero después, hay situaciones que requieren olvidarla.
Se refería, a que los modelos aprendidos e incorporados se vuelven un impedimento a la hora de reconocer y percibir los cambios, especialmente en momentos de crisis donde los viejos paradigmas colisionan con los emergentes y solo queda claro el estado de confusión.
Es necesario despojarse de lo viejo, para poder entender y reconocer lo nuevo.
En estas nuevas realidades que nos acompañan, es urgente rescatar los valores perdidos, estamos de acuerdo en eso, pero es imperativo también apelar a la creatividad e imaginación para resolver, con el fin de volverse permeable con el medio, y poder responder eficientemente a los cambios.
Es necesario olvidar un poco las teorías y hacer más (con manos limpias).
Es necesario también que hablemos,todos, un mismo idioma.
Prefiero mil veces, un acto pequeño e insignificante, a un gran discurso, porque el primero tiene lo social como fin, (a alguien puede servirle), mientras que lo segundo ensalza a quien lo dice y solo queda en eso.
Y por último,los jóvenes son, SIEMPRE, los que más se comprometen con sus ideales, eso lo saben bien los partidos políticos cuando se aprovechan de eso.
Muy bueno el blog!, ya había recurrido a algo parecido en el pasado.
Paula