Monday, July 02, 2007

¿Qué es el desarrollo sostenible?

La semana pasada apareció en el mercado uno de los teléfonos más esperados de la historia desde que Graham Bell hizo funcionar el suyo: el I Phone de Apple. Los diarios de todo el mundo contaron el furor de miles de personas que hicieron largas filas para conseguirlo. Paralelamente, en China se presentó el primer celular sostenible del mundo: el modelo S116 de la firma Hi Tech Wealth ¿Cómo es un teléfono sostenible? Es un teléfono cuya batería funciona con energía solar. Sí, paradójicamente, en medio de la fiebre consumista por el I Phone, los chinos inventaron algo que no daña al medio ambiente.

En un pasado no tan lejano, la expresión desarrollo sostenible formó parte exclusivamente de informes técnicos sobre el calentamiento global, la biodiversidad y otros temas más a los que las personas normales prestaban poca atención. Pero en los últimos años se sucedieron cambios que captaron la atención del mundo: inundaciones catastróficas, veranos e inviernos con temperaturas extremas, excesos de lluvias en lugares secos, desertificación de lugares fértiles. Y la palabra “sostenible” se convirtió en un adjetivo más que común.

A esta altura, es bueno preguntarse: ¿Qué es el desarrollo sostenible? Hay muchas definiciones, pero la más adecuada y fácil de entender es la del primero capítulo del Informe Brundtland que ya en 1987 lo definía como aquella forma de desarrollo que permite atender las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades. Esto significó un cambio de mentalidad que sólo muchos años después se supo comprender. Hasta hace un par de décadas, casi nadie se preocupaba por saber cómo era que se prendía la luz y ella aparecía, o por el combustible que se consumía o adónde iban a parar los deshechos de su casa. Cuando se hablaba de la tala indiscriminada de bosques, a uno le parecía muy bien ver en la tapa de algún diario que un activista ecologista, miembro de alguna ONG que ni conocíamos, se abrazara a los árboles para que las industrias no avanzaran en su depredación. Pero casi nadie pensó en ese momento en que el abuso del papel en nuestras actividades diarias era lo que mantenía funcionando esa industria. Lo mismo sucede con la basura que producimos diariamente, con la energía que consumimos innecesariamente o con el agua que dejamos correr mientras nos cepillamos los dientes.

El desarrollo sostenible nos incumbe a todos. “Cuando uno comprende que sus acciones pueden lastimar a otros, entonces deja de hacerlo. Y es a partir de ese momento que comienza a imaginar nuevamente el mundo, a pensar cómo hacerlo sostenible para que todos podamos quedarnos”, dijo Bill Drayton, fundador de Ashoka.

Para que esto funcione, no basta con la acción de organizaciones, instituciones o grupos cerrados de intereses. El nuevo paradigma de la sostenibilidad nos compromete a todos. Los nuevos medios de comunicación nos ayudan a formar comunidades, informarnos y unirnos en acciones en conjunto para lograr el cambio “de abajo hacia arriba”.

¿Te interesa la sostenibilidad? ¿Querés empezar a hacer de la sostenibilidad una realidad cotidiana en tu vida? Si te interesa, entrá en El viaje de Odiseo: ¿Cuántos Planetas consumis? Después comentános cómo te fue.

1 comment:

Andresa Guareschi said...

Me sorpreendió saaber que si todos vivieran como yo, necesitariamos 2.3 planetas para mantener nuestro estilo de vida.

Por otro lado, el test no tiene en cuenta algunas acciones que yo llevo a cabo todos los días para disminuir mi huella, como por ejemplo usar lamparas de bajo consumo y desenchufar aparatos domesticos.

En el multiple choice, muchas veces tuve que eligir una categoria que no correpondia porque no había una opción que representara mis hábitos.

De todas formas, me pareció muy valido y me hizo pensar... Mucho...