Tuesday, July 24, 2007

CASA NATURA



Estas fotos fueron tomadas en una casa que tiene Natura en Campinas, una ciudad que está a 100 kilómetros de San Pablo y tiene 1 millón de habitantes.
Casa Natura no es una fábrica, ni una empresa, ni una tienda. De hecho, no podés comprarte ningún cosmético aunque quieras (y yo hubiera querido).
Con piedras estratégicamente ubicadas en el suelo, muy feng shui, velas que energizan y gente que parece estar de verdad Bem Estar Bem, Casa Natura es como una gran peluquería moderna, o un bar con cosméticos, o un locutorio con servicios anexos.
El salón principal está dividido por áreas. En una están exhibidos los cosméticos junto con dos camillas para masajes y un banco con su espejo para maquillar. En otra, hay unas seis computadoras y varias mesitas. Y en la tercera parte hay salones armados con paneles móviles para que siempre puedan ser agrandados.
Arriba, hay un par de salas y un área central donde hay algunas computadoras y un puñado de "colaboradores" (Natura llama a todos sus empleados, desde sus directores hasta sus operarios, colaboradores) que se ocupan de la logística de la Casa.
Esta es una casa "inspiracional" y para "establecer relaciones" con las consultoras y la sociedad en general, ya que Natura es una empresa bastante virtual y muy “social”. Las consultoras, las promotoras y la gente de la calle van a Casa Natura para conocer y probar los productos, aprender automaquillaje, utilizar las computadoras, recibir un masaje, participar de una charla de nutrición, tomar un café....y todo es gratis. "En Casa Natura no hay caja registradora", nos dijo Andreza, la directora a cargo. Desde allí llevan adelante algunos emprendimientos sociales, y también cuentan que, sin formar parte de ningún programa, suelen entrar chicas jóvenes de muy escasos recursos económicos, que preguntan si pueden sentarse, si pueden usar las computadoras, si de verdad les van a enseñar a cuidarse la piel y a maquillarse. Al descubrir que son aceptadas y que todo eso está allí para ellas, ese temor a ser rechazadas y a estar inadecuadas que se pone en juego cada vez que atraviesan una puerta que las enfrenta con otra escala social, se desvanece y se transforma en una inyección de autoestima. Hay de verdad buena onda en Casa Natura.

2 comments:

perica said...

opa. no sabia que existia esto. soy adicta a esta marca. que buen concepto el de la casa, casi de lo mas innovador que escuche en los ultimos tiempos.

Begoña Olavarría said...

Buenísimo blog...
muy interesante!