Saturday, July 14, 2007

Natura cosméticos: una empresa sostenible por dentro

Durante dos días, algunos miembros del equipo Odiseo tuvimos la oportunidad de conocer por dentro la empresa de cosméticos Natura. Fundada en 1969 por Luiz Seabra, Natura es la empresa más admirada de Brasil y una de las empresas pioneras en el mundo en insertarse dentro del paradigma del desarrollo sostenible. Aquí, algunas de las impresiones de una visita a su planta en Cajamar, en las afueras de San Pablo.


Primera parte: lo funcional


Los primeros pasos dentro de la recepción conectan al visitante con una perfume a hierbas frescas. Predominan la roca, el vidrio y el verde. Desde esta primera impresión, se siente que se está ingresando a un lugar especial. La fábrica está abierta el público y recibe por año 7 mil visitas como la nuestra. La guía -una chica joven que hablaba español con acento porteño, ya que vivió en Buenos Aires- nos contó que la planta fue inaugurada en 2001 y su diseño expresa desde la arquiectura los valores de la empresa.
Aquí trabajan unos 4 mil empleados (que en Natura son llamados “colaboradores”) entre personal administrativo y obreros.
Toda la fábrica está construida junto a un bosque de eucalipto en un terreno que alguna vez pertenció a una empresa papelera. Desde que se instaló en esta área, Natura comenzó a reemplazar los eucaliptos, que no son autóctonos y absorven mucho agua del suelo, por la “mata atlántica” nativa. La combinación de una arquitectura minimalista con el marco verde da la sensación de estar un espacio surrealista. Natura Cajamar podría ser el escenario de una película futurista, un disñeo virtual en Second Life o la creación de un artista plástica.
Primero, recorrimos la fábrica donde se hacen shampús, cremas, perfumes y cosméticos. Poder observar de cerca las cadenas de montaje con frasquitos de colores daba la sensación de espiar un proceso secreto, casi de alquimista. Nos contaron algunas cosas que hacen de esta fábrica algo diferente a todo lo visto: los obreros cambian cada dos horas de tareas para evitar la automatización y hacen ejercicios de elongación varias veces al día. Se ven pocos obreros trabajando en las cadenas de montaje . Las zonas de almacenamiento y embalaje son espacios inmensos, donde se repiten hasta el infinito filas de cajas de madera, todas con su correspondiente número de serie que indica a qué consultora debe llegarle el pedido.
Cerca del área de producción, hay un “mandala”, un montículo de piedras energizantes, que siguen los dictados del feng shui. Se supone que absorve la energía de la fábrica y la envía al bosque, devolviendo energía positiva desde la naturaleza.
Luego, pudimos observar las áreas de oficinas, donde todas las paredes son transparentes y los escritorios no tienen cubículos. Como la fábrica está a una hora (o más) de San Pablo, los empleados encuentran allí todo tipo de soluciones: consultorios de médicos de diversas especialidades, guardería, club, un local de alquiler de películas, servicios de costurero y zapatero.
Las madres pueden visitar en cualquier momento de la jornada laboral la guardería. Un espacio modelo, con juegos de estimulación temprana, asientos ergonométricos para bebes, colchonetas y un ambiente colorido y lúdico.
Al mediodía, todos los empleados –gerentes, directores, empleados administrativos y obreros- se reúnen en el mismo comedor. Un espacio que respeta la estética del resto de la planta, con vista al bosque y algunas mesas en los balcones para los días cálidos. Allí se puede comer verduras y frutas orgánicas y variedad de platos calientes. No hay niveles diferenciados: todos comen la misma calidad de alimentos y en el mismo espacio.
También nos llamaron la atención los cestos para separar los residuos, los baños que ahorran el uso del agua (ver aquí post anterior de Ernesto sobre el tema), el buen clima entre las personas y la apertura y cordialidad con la que fuimos recibidos.

Ernesto, Noel, Andresa y Alejandra

5 comments:

Andresa Guareschi said...

Habiendo vivido la "Experiencia Natura," lo que rescato ante todo es la exitosa implementación del concepto "Bien Estar Bien" en todos los aspectos de la empresa. Se lo ve reflejado en la arquitectura de Cajamar y de Casa Natura en Campinas, en los olores que emanan de la recepción, la comida compartida entre todos, la bienvenida de los colaboradores de Natura, el ambiente positivo con sus cristales energizantes y la excelente compañia de las personas que compartimos el viaje. "TUDO BEM!

Noel Santiago said...

Sólo decirte que yo también me llamo Maria Noel, y necesitaba conocer a alguien con mi mismo nombre al fin!!! Felicidades por tu artículo.
Saludos desde Madrid,
Maria Noel

Noel Santiago said...

Hola! Qué casualidad,no? lo del nombre y lo de la bipolaridad!! Esto de internet es increíbe!! Lo de mis relatos es todo verdad, por suete o por desgracia:-)) Soy bipolar. Además de celotípica, trumatizada por una violación adolescente, el suicidio de mi hermano, madre bipolar, etc etc, jajaajaj!!! Pensé que contar mi vida podría ser interesante, y para mí es muy divertido, aunque suene raro. Es que creo que no tiene desperdicio. Aunque no sé si mi página la leerá alguien, pero bueno, yo me entretengo. Si quieres que te cuente algo de la bipolaridad, yo encantada de echar una mano, y gratis:-)) Es una enfermedad de lo más pesada de llevar, pero conozco chicos bipolares y la verdad es que llevan una vida bastante normal.
Cuenta conmigo para lo que quieras. Me alegro de conocer una tocaya, al fin!!
Un abrazo,

Noel

pasita said...

Hola! soy chilena y con unos compañeros estamos planeando ir a Natura para conocer el proceso productivo innovador que ofrecen, nos gustaría tener algún contacto con la empresa allá, ¿tienes algo tu que ya fuiste?

Gracias de antemano! muy buen aartículo

Osvaldo said...

A mi también me gustaría ir a la empresa para conocer como se trabaja. A pesar de vivir en un alquiler
departamentos buenos aires
me interesa poder viajar a Brasil de vacaciones, y aprovechar para ver como se trabaja en dicho lugar