Wednesday, November 28, 2007

¿El beneficio de uno es el beneficio de todos?

Andresa Guareschi postea en 2.oh! sobre las ideas de Robert Wright, periodista y autor del libro Nonzero, que desarrolla la teoría de que la supervivencia de la humanidad sólo será posible si empezamos a colaborar unos con otros, basándonos en la inteligencia del interés individual. Lo que es bueno para mí, debería ser bueno para todos.
Pero sus ideas son un poco más controvertidas que esto y creo que se podría generar una interesante discusión en este espacio.

Wright dice, por ejemplo, que la humanidad ha progresado moralmente a lo largo de la historia y que en la actualidad, estamos en un nivel de evolución moral más alto que en el pasado.

Sostiene que existe una moral que puede "salvar al mundo": la moral de la "business class", es decir, la de aquellas personas de negocio que no pueden odiar a personas de otras culturas, ya que están acostumbradas a hacer negocios con ellos y beneficiarse de esos negocios.

También postula que se puede entender al capitalismo como una fuerza constructiva que ha colaborado en este progreso moral.

Y que la solución final es un mayor progreso moral basado en la inteligencia del interés individual. Una dinámica de suma cero bastanta reduccionista en la cual todo se soluciona en "no invadamos Irak porque si lo hacemos, los musulmanes nos van a odiar aún más y crecerá el terrorismo".

Acá se puede ver el video de 18 minutos de TED.


¿Mis opiniones?
El siglo XX fue el más sangriento de la historia, y terminó con masacres como las de Kosovo que me hacen pensar que progresos como la Declaración Universal de los Derechos del Hombre no han logrado demasiado.

El capitalismo tal como lo conocemos desde la revolución industrial ha provocado desastres ambientales que hoy ponen en jaque la supervivencia de la humanidad.

Los señores del "business class" no son únicamente simpáticos chicos de empresas de tecnología intercambiando conocimiento, sino que tambien son aquellos que se benefician de la venta de armas, del uso de químicos letales en la agricultura, de la deforestación, la explotación, la desigualdad... representantes de intereses espantosos. Es decir, el interés individual puede ser también el interés de los asesinos.

Personalmente, me cuesta compartir esta forma de pensar y creo que es hora de un cambio ético más profundo, basado, no ya en el interés individual que la humanidad viene poniendo en práctica desde hace siglos, sino en una nueva conciencia colectiva.

5 comments:

Santiago Craig said...

Es muy gracioso y paradóginco que Mr Wright parezca estar tan equivocado, no?
A veces, me parece que hay un entusiasmo que lleva al autismo, a la lexonatanilización del pensamiento. Las cosas pueden cambiar, las cosas están mejor en algún sentido que hace diez siglos, pero coincido con los puntos que destacas para marcar por qué no estamos en el más feliz de los tiempos y podrían ser miles más.
Creo que, justamente, lo único que puede salvar las cosas es un súbito volantazo moral. Y, para eso, no alcanza con una pretendida bondad intrínseca de los hombres de negocios, en la que no creo. Lo que cambia, cambia desde abajo, y desde ahí, obliga al diálogo, a la aceptación. Un poco "Wrong" este Mr W"right"

ANDRESA GUARESCHI said...

Coincido 100% con todo lo que dice Noe y Santiago pero en defensa de Mr. Wrigh quiero recordar que él dice que nuestra supervivencia depende de que "aprendamos" a jugar este juego de suma cero lo que no quiere decir que la humanidad ya lo esté haciendo. Necesitamos aprender a jugar en equipo y que las motivaciones que nos lleven a entablar este juego no sean basadas en la moral “business class” sino en valores como el respeto y el amor al prójimo.

Luciana said...

En general la bussines class defiende intereses colectivos...de corporaciones. No?
Digo: aprender a jugar un juego en el que todos tengan parte implica una generosidad que no sé si el mundo aún soporta. Que todos puedan participar es ceder territorios y poder.
Y me parece que estamos más bien en una era donde todo todo "tiene" tener dueño.
Muy buena polémica esta!

dreig said...

Sí, creo que el razonamiento de Wright es demagógico, falaz...¿Serán los de la business class los que acostumbrados a tener que tratar por dinero con la diversidad nos salvarán? Porque si es así, mucho me temo que habrá que pagarles. Evidentemente atacar Irak provee de argumentos a los fundamentalistas para atacarnos a nosotros mismos pero eso me hace pensar en mayor medida en la frase a la inversa: el beneficio de todos va a repercutir en el beneficio de uno.
Prefiero poner la evolución en manos de quienes tratan con la diversidad por puro placer o falta de prejuicios.
Saludos

María Noel Alvarez said...

Santi, muy bueno tu juego de palabras.

Andresa, gracias por iniciar el debate desde tu blog,

Lu, tal cual, alguien tiene que ceder, no todo se resuelve en un juego de suma cero,

y dreig, gracias por tu comentario, coincido con vos en que hay gente que apuesta a la tolerancia y la diversidad desde un lugar mucho m'as genuino.
Lo que vengo charlando hace varias semanas con mis companeros de laburo es la necesidad de un cambio etico, de que no todo puede resolverse con una nueva ley, multa o incentivo economico.
ESpero que mas se entusiasmente con el debate (y no haber ofendido a ningun business class buena gente)