Thursday, April 05, 2007

El milagro de los cosméticos Mazunte


Una empresa de cosméticos naturales le dio una nueva oportunidad a 14 familias de un pequeño pueblo en la costa del Pacífico mexicano que había quedado sin medios de subsistencia cuando se sancionó la veda de la caza de tortugas marinas. A 12 de su creación, visité la fábrica para conocer el llamado Milagro de Mazunte.

Dona López tiene 40 años, la piel morena, los labios pintados de intenso rojo y el pelo negro bien arreglado. Es coqueta y recibe con una amplia sonrisa en Mazunte Cosméticos, un oasis en la desolada calle principal de este poblado costero. Afuera es mediodía y el sol calcina. Los pobladores de Mazunte -alrededor de 1000- se refugian en las galerías de las casas para mirar las telenovelas. Los viajeros -gringos, españoles, israelíes- leen sus Lonely Planet en las hamacas bajo la sombra de las palapas de la playa. En Mazunte Cosméticos, un puñado de mujeres activas se dedican desde hace 12 años a cumplir un sueño. El sueño de una cooperativa que les permitió a 14 familias desarrollar un medio de vida cuando los hombres del pueblo se quedaron sin su trabajo: la caza de tortugas de mar.

En 1992, el gobierno mexicano dictó la veda de la caza de tor
tugas, dejando sin medio de subsistencia a los pobladores de Mazunte, acostumbrados a ganar dinero fácil que derrochaban en alcohol. Como sucede en muchas comunidades pequeñas de México, a las mujeres no las dejaban trabajar.

Pero tras la veda, surgieron nuevas oportunidades. El turismo llegó alentado por la creación del Centro Mexicano de la Tortuga (un acuario y espacio de investigación para la conservación de las tortugas golfinas y karey que eligen estas playas para deshovar) y el desarrollo de pequeñas posadas frente a sus paradisíacas playas.

En 1994, gracias a la acción de la Red Bioplaneta de Hector Marcelli, surgió la empresa cooperativa Mazunte Cosméticos. La Fundación Body Shop, dirigida en esa época por Anita Roddick, decidió donar las fórmulas de sus cosméticos hechos con materias primas naturales y biodegradables y un especialista de esa empresa, David Hitchen, viajó especialmente a Mazunte para formar a las mujeres en la preparación de los productos.

Cosméticos Mazunte es una empresa sostenible que funciona como una cooperativa donde todos hacen de todo: desde atender al público, preparar los productos y envasarlos. Además de vender sus shampoos, cremas de enguaje, aceites naturales y jabones a los visitantes de este pueblo, proveen a hoteles y venden en los locales de Bioplaneta en el D.F., México.

En el local todo huele a coco, vainilla y rosas. Hay cajitas y frasquitos de todos los colores. Dona explica a los visitantes los beneficios de cada producto: el bálsamo labial, el repelente de mosquitos de citronella, la crema de caléndula. Al cruzar un jardín con plantas y refrescante sombra de árboles, se pasa a los cuartos de producción, los baños (donde desarrollaron un sistema para no desperdiciar el agua) y una sala amplia donde están reunidas las mujeres preparando los envases y compartiendo el almuerzo. Hay risas, comentarios pícaros sobre esposos, ex esposos, novios y amantes.
“Yo fui mamá a los 15”, cuenta una. “Mi marido no me dejaba trabajar”, explica otra. “Yo decidí irme un año a trabajar a California pero decidí volver porque acá tengo un buen trabajo y estoy en mi tierra”, contó Dona.

Todo lo que ganan de las ventas se reparte en partes iguales. Trabajan todos los días de 9 a 16, salvo los domingos que cierran a las 14.

En el pasado, la única esperanza para estas mujeres era irse de Mazunte. Gracias a este emprendimiento, encontraron un medio de vida, se fortalecieron y ahora pueden soñar con un futuro diferente para sus propios hijos en el lugar donde nacieron. Este es el Milagro de Mazunte.


Contacto: cosmenat@hotmail.com

6 comments:

Pablo said...

María, me parece buenisima la nota. Creo que su principal valor radica, justamente, en acercarnos un caso de éxito en el qué un emprendimiento pudo sacar a adelante a toda una comunidad. Además, con el doble aprendizaje de que se hizo a través de las mujeres que, casualmente, estaban siendo marginadas en este sentido por los hombres que, más tarde, aprendería la lección.

Ojalá que las grandes empresas puedan aprender también de este caso y en lugar de tanto Head Hunting, Cool Hunting u otros tipos, más aterradores, de Hunting, puedan salir a buscar situaciones dónde, como en este caso, un emprendimiento pueda generar un bebeficio mutuo para la empresa y la para la comunidad.

Sds,

Anonymous said...

Que milagro, ni que ocho cuartos!!, muestren la rentabilidad de la empresa, y despues vemos si es un milagro o no.
Mi experiencia me indica que nada de lo que brilla es oro,y las cosas no son lo que parecen ser, especialmente en el mundo de las empresas.
El sueño de las cooperativas no funciona en la practica y está claro, si gente especialmente capacitada para el fin, muchas veces no logra la rentabilidad esperada, ¿por qué habrian de lograrlo, personas que no saben nada de negocios?, el hecho de querer mantener una fuente de trabajo no es suficiente para lograr competitividad en un mercado que es cada vez más complejo, porque nos guste o no ninguna empresa se mueve sola y quiera o no, compite con otras mejor o peor posicionadas que le roban segmentos.
Vender una que otra crema no es un negocio, es una changa, si no hay un horizonte de crecimiento, si no hay una política que defina y guíe un camino a seguir, entonces no hay negocio, no hay empresa, solo hay ilusión.
Y sino, muestren, en todo este tiempo,¿cuanto crecío esta empresa en cuestión?, muestren el balance, a ver, veamos que tan sana está, o que tan endeudada...
Ya estoy repodrida de los milagros que al poco tiempo se funden.
Saludos,
Paula.

María Noel Alvarez said...

Paula,

Lamento no haberte respondido antes! Mirá, no conozco los balances de Mazunte Cosméticos, pero conocí en persona a las familias que viven de esta cooperativa. Y realmente gracias a esta fuente de trabajo salieron de un pozo sin mayores salidas que ir al DF o cruzar la frontera como ilegales a Estados Unidos. El Milagro de Mazunte existe, proveen con sus productos a hoteles y reciben todos los días micros de turistas que recorren este lugar paradisíaco del mundo. Cuando quieras la seguimos, me gustaría saber por qué tanta desconfianza frente a una buena noticia. Saludos!

Anonymous said...

María Noel:
Gracias por tu respuesta, lamento no haberte contestado antes, yo también.
Mirá...en el mundo de los negocios nada es lo que parece y muchas veces, negocios que parecen la panacea, al poco tiempo revientan, (no digo que este sea el caso), pero antes de hablar de las maravillas, hay que mirar lo que no miente, los números.
Solo así, podremos estar seguros que la promoción que se les hace es válida.
Francamente estoy cansada de los doble mensajes,de los empresarios exitosos, que son en realidad delincuentes con traje y corbata, de los negocios prodigiosos que son en realidad estafas o de esa gente que supuestamente de la nada hace una fortuna, cuando en realidad esconden algún que otro secretito que marca la gran diferencia, las revistas de economía están plagadas de historias como estas.
No dudo que en este caso haya buena voluntad y deseo de trabajo, pero eso no basta para que hablemos de un prodigio empresario.
Te vuelvo a repetir, nada es lo que parece, hablar con la gente no es garantia de nada,porque las perspectivas cambian de uno a otro, y lo que es bueno para uno, puede ser mediocre para otro.
En los números no se puede mentir y si lo hacen, habrá algo que no cierre.
Las cooperativas no fucionan , en el mejor de los casos solo sirven para pasar el momento, pero llevar una empresa adelante y hacerla crecer, requiere más que entusiasmo, porque no estás solo en el mercado compitiendo y los demás no se basan en el entusiasmo como motor pasa salir adelante, en algún momento se necesitará de una cuota o mucha, de profesionalismo y tecnología, no basta con querer mantener la fuente de trabajo.
Ojalá me equivoque, pero creo que el tiempo me dará la razón.
Gracias de nuevo,
Paula.

Ing. Bianca said...

Hola
Solo un comentario, conozco por platicas de los fundadores el proyecto en Mazunte, ojalá en algun momento tenga la oportunidad de visitar el sitio, independientemente de eso me parece un excelente proyecto para las Comunidades indígenas que necesariamente cubren mercados REGIONALES, y/o nacionales e internacionales muy SELECTOS; Estos proyectos productivos que incluyen productos de belleza por ejemplo, no necesitan competir con L´oréal Paris o Mary Kay..... cuando se entiende la ESCENCIA del aprovechamiento, producción y manejo SUSTENTABLE de los recursos.

Felicidades, yo aplaudo el proyecto y lo tomo como ejemplo para otras comunidades.

Bigill

Anonymous said...

Habría que verificar muchos de los datos: las tortugas golfina y carey no anidan en Mazunte (la segunda solo anida ahí muy esporádicamente y la segunda no anida en el Pacífico mexicano), la veda se declaró en 1990, etc. También hay mucho paternalismo implícito que habría que tomar en cuenta...