Saturday, November 25, 2006

Comprar o no comprar
























Ayer, 24 de noviembre, fue el viernes negro en Estados Unidos, el día después de Acción de Gracias en el que los negocios hacen ofertas especiales y la gente se vuelca de manera masiva a comprar más que nunca en todo el año. El frenesí dura hasta el 31 de diciembre, período en el cual las ventas representan entre el 30 y el 50% de todo lo consumido en el año. El New York Times informó que ayer hubo disturbios en varios centros comerciales por los fervorosos clientes disputándose los productos en oferta (sólo basta mirar las imágenes en este post levantadas de ese diario). ¿Qué haría usted por un reproductor de DVD a 70 dólares o un televisor de pantalla plana a 600?
Desde hace 15 años, ese día los activistas anti-consumismo celebran el Buy Nothing Day: 24 horas en las que se proponen no comprar nada. Adbusters, la organización que realizó este aviso, es una de sus impulsoras. Pero por lo visto, no han tenido mucho éxito.

Naomi Klein, la autora de No Logo,reflexiona sobre este tipo de expresiones de protesta: "Los trabajadores en las fábricas necesitan gremios, no consumidores con culpa haciendo boicots silenciosos. Lo que necesitamos es recuperar nuestra identidad como ciudadanos, no sólo como consumidores". Y agrega: "Nuestro sistema económico hace que sea casi imposible consumir éticamente, ya que todo lo que produce está hecho en base a explotación de trabajo humano y del medio ambiente".

El debate queda abierto. ¿Existe el consumo responsable? ¿Las decisiones éticas de los consumidores pueden cambiar algo?
Y una pregunta más sencilla: ¿Podemos pasar un día entero sin comprar nada?


2 comments:

Anonymous said...

Increible informe Noé!!!
Parece imposible que los americanos puedan dejar de consumir por el hecho de hacerlo. Son lo que compran. El gran problema es que el resto del planeta aspira al mismo comportamiento y 400 millones de Chinos van a ingresar a niveles similares de consumo en la próxima década. El planeta no lo resiste.

Alejandra Procupet said...

Creo que hay que parar de comprar por comprar. Parar con ese desenfreno consumista que inetnta tapar los agujeros de nuestra existencia. Además, corremos el riesgo de morir tapados por tanta cosa inútil, inservible. Adhiero al consumo responsable cada día y no a un solo día en el año de "no consumo".